HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Wednesday, November 12, 2014

Reflexión de medio termino


Me pone triste decir que esta semana hemos llegado a la mitad del trabajo de nuestro estadía en Bolivia. En las últimas 6 semanas el equipo de Fortalecimiento Familiar ha logrado muchas cosas, y tenemos una carga laboral continua y demandante que va a durar hasta que pasemos la posta al siguiente grupo de voluntarios británicos. En este cohorte, estamos trabajando con dos socios, Aldeas Infantiles y el Hospital del niño, a pesar de que trabajar con dos socios es un reto e implica trabajo constante e intenso, lo encuentro bastante estimulador y motivador, creer que el trabajo que hacemos es realmente valioso y que vale la pena.

Primero hablare sobre el trabajo que hacemos en Aldeas Infantiles y en nuestros diferentes centros infantiles de La Paz. Yo, Anthony, Florencia, Lyndsey y Amy hemos desarrollado lecciones para involucrar y emocionar a los niños por el tiempo que estamos acá. Hemos decidido enfocar nuestras lecciones en 3 temas diferentes- enfocándonos en estilos de vida saludables y ejercicio, manualidades y creatividad y valores. Hasta ahora nuestras lecciones han sido de temas amplios y variados; desde la realización de mascaras para Halloween, hasta aprender sobre nutrición y distintos tipos de frutas a través de la lectura del cuento “La oruga hambrienta”.

Foto mostrando a los niños durante el “Dia del equilibrio”

 Los niños en el centro del Anthony y el mío siempre están felices de vernos (corren hacia nosotros gritando HOLA!!, ni bien entramos por la puerta) lo que es muy bueno para comenzar las sesiones.  A pesar de que recién estamos comenzando nuestra cuarta semana en los centros, siento mucho afecto por los niños con los que pasamos los días, siendo que cada uno tiene su propia y única personalidad contribuyendo algo a la experiencia. También he aprendido, que a pesar de que mi español está constantemente mejorando y lo hablo lo más que puedo, el lenguaje no es vital para comunicarse con los niños en los centros, y ellos responderán con alegría y entusiasmo.



Y ahora explicare  la segunda parte de Fortalecimiento Familiar- haciendo el voluntariado en el hospital del niño. Cada jueves por la tarde visitamos a los niños en el ala de oncología y siempre es algo que espero con ansias. Al principio me sentía inquieta, puesto que no sabía que esperar, pero en la primera visita mis preocupaciones pronto se fueron disipando ya que los niños estaban felices de vernos. Los niños en el ala se encuentran en circunstancias difíciles, pero son resilientes y quieren seguir siendo niños. El ala en si misma puede ser gris y estéril, y siento que nuestra visita inmediatamente ilumina el ambiente y el humor también. Cada niño se encuentra en una situación diferente, con algunos que se les hace difícil moverse, mientras otros se encuentran animados y enérgicos- es por eso que debemos ser versátiles al momento de elaborar actividades, con el objetivo de permitir que los niños sean felices y despreocupados mientras compartimos tiempo juntos. Personalmente vi que esto si sucede, puesto que los niños con los que he compartido instantáneamente olvidan su situación y simplemente disfrutan de ser ellos mismos y de divertirse.  


Así que mientras llego a la mitad de este viaje, me siento optimista al pensar en que el trabajo que estamos haciendo en Fortalecimiento Familiar dejará un impacto duradero en los niños que conocimos, y me siento orgullosa de ser parte de este proyecto.

Escrito por: Martha Taylor-Rowe

No comments:

Post a Comment